Parecería que esta “entrada” no pertenece a la dinámica de este Blog, pero, especialmente en estos momentos de crisis, más que nunca, es necesario reflexionar en aquellas cosas que hacer realmente valiosa nuestra vida y, en concreto, las actitudes frente a los retos y trabas que aparecen, inexorablemente , a lo largo de ella.

Un excelente proverbio dice “para hacer feliz a alguien, primero lo debes ser contigo mismo”, y eso es aplicable también en la vida profesional, difícilmente podrías dedicar pasión a tu trabajo si  tu estado de ánimo es de frustración. Tus sentimientos y actitudes repercuten en cada acción o relación que se tenga, afectando a los resultados de la misma.

Dicho lo anterior, sería  imposible descubrir  en esta breve nota, la formula milagrosa de la felicidad, pero al menos podemos aproximar algunas ideas para los que deseen reflexionar sobre ello.

En primer lugar, hace ya bastante tiempo leí en un artículo (creo recordar que Eduardo Punset lo dejaba entrever  en una de sus excelentes libros de recopilaciones científicas) algo con lo que no podría estar más de acuerdo,  se refería a las famosas tres condiciones que la sabiduría popular  había identificado para determinar el estado ideal del ser humano, “salud”, “dinero” y “amor”. El autor reflexionaba sobre si realmente, éstas, eran la esencia de la felicidad y desmenuzaba  ejemplos de personas felices que no gozan de salud, o viven con gran humildad, sin riqueza alguna. Pero  indagando un poco más desmenuzaba algunas ideas del poder que tienen otras variables como la ilusión y esperanza, o el humor,  para afrontar este corto espacio de tiempo que es la vida, y con ello trasmitir alegría a los que la comparten con nosotros. Así pues,  parecería que sería más apropiado hablar de “amor, humor e ilusión”; amor, identificando  con ello la capacidad de disfrutar de cada relación que nos ofrece la vida, desde la familia, los amigos, las personas que nos rodean en un determinado momento, la naturaleza, el trabajo, y, claro, si es posible, también del sexo; el humor para reaccionar de forma positiva a las buenas y malas noticias, las novedades y sorpresas, las experiencias  (las experiencias no las podemos evitar, pero nuestra reacción frente a ellas si es de nuestra responsabilidad); la ilusión, como motor de la vida misma, relacionado con las vivencias deseadas, la aventura, el descubrimiento, el aprendizaje, las ganas de compartir, etc. Por supuesto es necesaria una dosis de salud razonable, aunque no necesariamente perfecta, y algo de dinero para poder subsistir, pero sin disponer de amor, humor o ilusión, difícilmente podremos ser felices.

Y, por supuesto, sería una pena que la felicidad estuviera condicionada a “un destino”, ya que si no lo conseguimos, “nunca” seríamos felices, además de que podríamos asumir grandes sufrimientos y penurias durante el camino hacia ese final, por tanto ¿Deberíamos buscar la felicidad en el camino, es decir, en cada momento de la vida? Un ejemplo, en la relaciones personales, podría ser las sensaciones y felicidad experimentada cuando conocemos a una nueva pareja, en este caso, podríamos pensar que la felicidad se daría al poder consolidar esa relación, ya sea sexualmente o con la formación de la familia, pero en realidad, cada segundo de esa nueva relación, puede ser de una felicidad inmensa si nos concentramos en disfrutar y compartir intensamente cada momento de ese camino.

Veamos tan solo unos pocos ingredientes que nos podrían ayudar, en el contexto de los negocios nos referiríamos a “las mejores prácticas”, para conseguir acercarnos a esa felicidad y estabilidad necesarias para tener éxito con nosotros mismo y con el mundo que nos rodea.

Sonreír. Es posible que sea una de las acciones más relevantes en las relaciones con los demás, e incluso se nota telefónicamente. Demuestra apreciación, optimismo y alegría. Y mejora tu estado de ánimo si se hace de forma sincera.
Gratitud.  En lugar de ver el vaso medio vacío, ¿por qué no verlo medio lleno? Nada es blanco o negro absoluto y siempre hay razones para estar agradecido con lo que nos sucede, en las mayores desgracias existen momentos en que podemos encontrar razones para ver algún aspecto positivo, seamos optimistas y reforcemos las cosas que resulten de valor. Reduzcamos las quejas de cada día, que deben ser retos a superar, y busquemos el soporte de aquello que resulta grato.
Erradicar las envidias y los enemigos. Las envidias para nada sirven y es más que seguro que podemos disfrutar con lo que tenemos, por otra parte, somos únicos y de no nos ayudará preocuparnos por otros cuando hay tanto que hacer con nosotros mismos. Intentemos eliminar enemistades que solo nos generarán agobios, si es posible recuperemos esa relación perdida, sino,  eliminemos al menos sensaciones que no ayudan en nada a avanzar en  nuestro propio camino.
Mantenerse activos. La actividad ayuda a  reducir el estrés, además de ser un medio de conseguir nuestros objetivos y hacer posible las ilusiones. Busquemos actividades que sean reconfortantes, algunas que nos ayuden a sonreír y a disfrutar. Que nos involucren con amigos y con actos sociales, todo ello nos dará un mayor equilibrio y mejorar la calidad de vida, ayudándonos a ser más felices.

Disfrutar de los momentos. La vida es una secuencia de momentos, solo suceden una vez y, si los dejamos pasar, son irrecuperables. Cada segundo nos da la una oportunidad de saborear la experiencia: el amanecer, una ducha fresca en verano, un nuevo sabor, la ternura y amor de nuestra mascota, una caricia, un párrafo de un libro, una palabra de cariño o ánimo… Recuerda, la vida es un milagro y cada momento una posibilidad de disfrutarla, por otra parte si no eres capaz de disfrutar de lo que te sucede, como esperas que los demás se sientan bien contigo.

Todo ello nos va a llevar a una actitud más positiva y eso nos hará más atractivos a la vida misma y a los que nos rodean, familia, amigos, colaboradores, clientes, etc.
Así que, suerte, reflexión y entusiasmo para convertir las variables que consideréis de interés en un hábito que nos ayude a ser más felices.

¿Qué opináis de ello?

Algunos lugares:
http://www.zappinternet.com/video/gotRqeNjiB/Redes-La-busqueda-de-la-felicidad-Part-1
<http://www.youtube.com/watch?v=9w1Jqv1Yyvk
http://www.youtube.com/watch?v=VjJ-kZnphPs&NR=1
http://www.youtube.com/watch?v=o3cF4KwbDM4