Acabamos el año con un sabor un tanto amargo por los evolución de las crisis económicas que por primera vez afectan de forma global, la gripe A que también ha demostrado que el mundo es cada vez más pequeño, con pocas novedades sobre esfuerzos para contener el calentamiento global, y tampoco muchas esperanzas  de que este mundo sea más humano y menos egoísta, un poco mas tolerante para todos. ¿Qué será necesario para que nos demos cuenta que podemos compartir  más, que podemos evitar muchos sufrimiento con solo un poco mas colaboración y tolerancia?

Apoyar a los emprendedores, compartir y apoyar a los más débiles y respetar creencias que no afecten a la libertad de la elección de otras, ni coarten la vida y decisiones de las personas que nos rodean. Suena simple, pero parece que no es fácil de asimilar por los llamados “seres más racionales de la tierra”.

Ante esta situación y con la esperanza puesta en que seamos capaces de recuperar la ilusión por superarnos, por lograr un mundo mejor, despido este año felicitando a todos los amigos que comparten mi camino y deseando a todos un mejor y prospero 2010.